Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa
Icono PATELogo del Plan de Apoyo a la Transmisión de Empresas

Claves para elegir al mejor comprador para tu empresa

Aunque pueda parecer a priori, no siempre el comprador que ofrece más dinero es la mejor opción. Para decantarse por uno de los candidatos hay que tener en cuenta varios factores.

imagen sin contenido

El principal motivo por el cual se decide vender una empresa es la jubilación por lo que es importante tener en cuenta si la suma que ofrece el posible comprador, es suficiente para disfrutar de una situación económica cómoda. Es aconsejable calcular cuáles van a ser los costes de las operaciones, los impuestos y las deudas de la empresa, para poder saber exactamente de cuánto dinero neto se dispondrá tras la venta.

El segundo factor a valorar es la forma de pago. Puede realizarse en efectivo, negociar acciones de la futura empresa, que el pago se realice de una vez o que se realice en varios pagos… Hay diversas formas de hacerlo, y dependiendo de las necesidades del vendedor le convendrá más una modalidad u otra. Este proceso debe analizarse detenidamente y con la ayuda de un abogado.

Si se ha decantado por un posible candidato es importante estar seguro al cien por cien y hacerse algunas preguntas: “¿Va a seguir mi filosofía empresarial? ¿Está dispuesto a mantener a los empleados? ¿Va a desvivirse por la empresa en la que he invertido tantos años, cariño y esfuerzo?”. La decisión de vender una empresa no es fácil, ya que se le ha dedicado mucho trabajo y se espera que el sucesor esté a la altura. Para su tranquilidad, no dude en plantear al comprador estas cuestiones.

Una vez que acepte una oferta, el “elegido” entrará a trabajar en la empresa y desde dentro podrá comprobar si el precio que ofreció era el adecuado, o, por el contrario, pagó una suma más elevada que el coste real de la empresa. Para que el comprador no tenga esta impresión es importante anticiparse a los posibles errores y ponerles remedio. De esta forma se mantiene una buena relación vendedor – comprador que le ahorrará problemas futuros.